Comprar para alquilar: una excelente inversión

Por ASG Homes | |

Comprar para alquilar: una excelente inversión

Una de las formas más antiguas de invertir en todas las escalas económica siempre ha sido la de comprar viviendas para ponerlas en alquiler. Desde que está en nuestras vidas la posibilidad de rentar un piso, consideramos que es una magnífica opción la de hacernos con una vivienda y no precisamente para vivir en ella sino para ponerla a funcionar como un negocio propio.

¿Es óptimo y positivo comprar para alquilar una casa? ¿Es una decisión correcta en cualquier momento económico general? Analicemos esta transacción y cómo podemos sacarle el máximo partido. Qué beneficios y también qué desventajas puede tener para darle solución y adentrarnos en esta inversión.

Invertir en “ladrillo”

¿Cuántas veces hemos oído esta frase? Seguramente muchas y más en determinados entornos. Desde que somos pequeños nos enseñan que tener una vivienda en propiedad es una de las mejores decisiones que podemos tomar y que en cuanto podamos, debemos poner nuestros ahorros en una casa.

Y es cierto ya que comprar una vivienda es una forma de invertir primero, en nuestra comodidad de vida; segundo, asegurar en cierta manera una parte de nuestra economía y por último, por qué no, encontrar una forma de invertir y generar un pequeño negocio a una escala más que asumible a través de por ejemplo, un alquiler de dicha vivienda.

Por lo tanto y a pesar del posible cambio de corriente (esa en la que se deja un poco de lado lo de comprar para vivir de alquiler) o la situación económica general, se sigue manteniendo la idea de que comprar es positivo y realmente, lo es. Incluso en estos dos escenarios que describirmos que pueden ser contrarios a la decisión de comprar, si lo miramos bien, representan una oportunidad para quien decide comprar para alquilar.

Invertir “en ladrillo” o en una vivienda siempre es una oportunidad. Es un bien que desde el primer minuto, se revalorizará (no como los coches que les ocurre completamente al contrario) y que siempre formará parte de tu patrimonio. Es un “seguro” económico a medio – largo plazo que en caso de necesidad puede ayudarte a recuperarte de un momento económico (bien por un alquiler, una hipoteca o por supuesto, vivir en ella).

Comprar para alquilar: las ventajas

En los últimos años, el precio de la vivienda de compra se ha estabilizado tras los aumentos muy elevados de los años previos a la anterior crisis. Si bien es cierto que podemos a priori valorar el precio de una vivienda como “caro” la realidad es que no lo es y que si hacemos un análisis en profundidad veremos que la relación calidad – producto – precio – costes es más que justa y consecuente.

Lo que sí hemos visto crecer de forma exponencial y muy al alza son los precios de los alquileres y más, en determinadas zonas y ciudades. Ahí estaría el primer motivo “en pro” para tomar la decisión de comprar una vivienda como inversión y alquilarla posteriormente.

Si haces cuenta seguramente la hipoteca se “auto-pagará” gracias al ingreso que tendrás mensualmente por el alquiler de la misma y tú tendrás una propiedad sin que te cueste nada. ¿Hay mejor inversión que aquella que no te cuesta y finalmente tienes un bien patrimonial?

Por lo tanto, si compras una vivienda para alquilar, ahí tienes la primera ventaja: tendrás un bien en tu haber de forma segura y que además no te está costando dinero o al menos, no en su totalidad.

Otra de las ventajas de comprar para alquilar es que una casa es algo tangible y normalmente eso de invertir en algo que podemos “tocar” o percibir de forma física es algo que nos aporta muchísima más seguridad. Al final eso de poner nuestro dinero en criptomonedas o inversiones de las que tenemos cero control es más arriesgado por mucho que nos den seguridad.

Por supuesto, si hay un factor positivo que nos va a ayudar a decantarnos por esta tipología de inversión es que hoy en día, alquilar una vivienda suele ser muy rápido y siempre hay mercado. Sobre todo, si somos realistas y no pretendemos hacernos ricos con el alquiler sino ser justos y colocamos un precio de mercado, tendremos nuestro alquiler asegurado. De hecho, últimamente, los alquileres bien valorados y las casas cuidadas no duran ni 24 horas libres.

Un ingreso mensual y recurrente. Si compras tendrás que hacer un pago mensual de la hipoteca (a no ser que compres abonando el monto total) pero si alquilas tu vivienda, tendrás un ingreso incluso de mayor importe que tu pago. Por lo tanto, ahí tendrás una seguridad mensual que te ayudará y mucho a tu economía y a subsanar sin riesgo los gastos de tu inversión.

Por supuesto, no hay que olvidar todo lo relacionado con la fiscalidad de las compras y los alquileres que beneficia a ambos. Si compras una vivienda tendrás determinadas ventajas fiscales en tu declaración de la renta. Igualmente, el Gobierno en los últimos años ha incentivado con determinadas medidas también el alquiler de viviendas con lo que el propietario podrá deducirse los gastos asociados y el 60% de la renta generada por el piso.

Desventajas de comprar para alquilar

Por supuesto, no podemos terminar este post sin hacer referencia a las posibles desventajas o inconvenientes que tiene comprar para alquilar. Como en todo, el aspecto menos bonito o beneficioso también está pero todo se puede balancear y tomar ciertas acciones para minimizar estos asuntos.

Si compras, aunque sea para alquilar después, tendrás que desembolsar una cantidad inicial sobre todo en concepto de anticipo, notaría, hipoteca, etc. Por lo tanto, es un gasto previo que deberás acometer aún sin percibir ningún ingreso por lo que tendrás que tener un fondo – ahorros para este primer paso de la inversión.

No es un activo de liquidez. Si lo que quieres es liquidez y además, inmediata, esta no es tu inversión. Cuando se compra una vivienda, no tendrás liquidez inmediata (la que proporciona el alquiler posterior) sino que tendrás que esperar a alquilar la vivienda y además, hacerlo por un importe superior a la mensualidad de la hipoteca.

Impagos del alquiler. Este riesgo lo vas a tener siempre pero también es verdad que ahora existen otra serie de medidas a tomar para minimizarlo y evitarlo. Tienes agencias que garantizan el cobro del alquiler y formas de asegurarte un fondo por si ocurre esta situación. Sería el riesgo de esta inversión. Al fin y al cabo todas las inversiones tienen su riesgo.

Dispón de tiempo para dedicarle a la gestión de tu inversión. Como cualquier otra inversión, va a necesitar de tu tiempo primero, para buscar inquilino y después, para atender a las posibles necesidades que tenga.

Ten preparada una parte económica para los gastos derivados de tu vivienda. Aunque la tengas alquilada, piensa que como propietario (que la vivienda es tuya) tendrás que hacer frente a determinados gastos por lo que siempre, poner el precio del alquiler por encima de tu hipoteca mensual es algo positivo para tener un remanente para los gastos.

En conclusión, ¿es una buena inversión comprar para alquilar? Por supuesto que sí. Y ahora es muy buen momento para hacerte con una vivienda. Eso sí, si además de ser buena para alquilarla le sumas que sea óptima para tú vivir en ella si se da la circunstancia, pues mejor que mejor. En ASG estamos habituados a esta inversión por parte de nuestros clientes y podemos asesorarte. No dudes en contactarnos para que contemplemos esta y otras opciones.

Seguimos cerca de ti

En casa, seguimos cerca de ti.
#EstamosATuLado.

Déjanos un mensaje y contactaremos contigo a través del medio indicado.