Tipos de hipotecas en España

Tipos de hipotecas en España

Si tu plan es comprar una nueva vivienda (ya sea primera o segunda residencia o incluso, comprar como inversión para luego alquilar) un paso fundamental y básico es elegir una hipoteca totalmente adaptada a tus necesidades y escenario particular. En España hay diferentes tipologías de hipotecas y productos hipotecarios que te mostramos para ayudarte a la hora de elegir.

Cómo elegir tu hipoteca

Es muy importante, realizar un ejercicio inicial para realizar la búsqueda de la hipoteca de nuestra próxima vivienda. Hay que tener en cuenta que estaremos años, bastantes, unidos a este producto bancario con lo que no está de más dedicar tiempo y energía previamente para elegir lo mejor y que después no nos llevemos sustos e imprevistos.

Buscar una hipoteca es un ejercicio intenso y al que estaremos dedicados casi con la misma energía que la búsqueda de la vivienda. Y es que buscar una casa es más una elección de corazón y aunque nos guiemos (y deberíamos mucho) por las necesidades que debe cumplir la casa para nuestra vida, siempre habrá una parte emocional que se despertará cuando veamos la que será nuestra casa ideal.

Pero en una hipoteca no se puede contemplar ni dejar paso a esta parte emocional. La elección de una hipoteca debe ser algo totalmente racional, meditado y una decisión muy fría basada en datos, análisis y cuentas. No hay otra opción si queremos salir victoriosos de este trámite.

Así que para que cuando firmes la hipoteca en tu banco – notario salgas y celebres el haber realizado una gran elección, te aconsejamos seguir estos 7 consejos para elegir un préstamo hipotecario.

Tipos de hipotecas en España

Más allá de esto, es básico también conocer la oferta con la que nos vamos a encontrar cuando salgamos a buscar y es que las hipotecas, aunque cada banco tiene cierta libertad para ofrecer sus productos y servicios, son un producto sujeto a leyes y características oficiales.

En España, las tipologías de hipotecas dependen del tipo de interés que estas tengan y podemos elegir entre tres opciones:

  • Hipotecas de tipo fijo:

En esta hipoteca el tipo de variable es fijo. Se pacta con el banco al comienzo de la hipoteca y será el que permanezca durante todo el tiempo que estemos pagando la misma.

Lo positivo: que siempre sabrás cuánto vas a pagar y no tendrás sorpresas.

Lo negativo: que no te beneficiarás de las posibles bajadas del euríbor que pueden afectar a tu hipoteca.

En esta hipoteca pagas más porque suelen ser más caras pero tienes seguridad. El interés es más alto y el plazo de amortización más corto (si quieres cancelar la hipoteca antes, es más caro).

  • Hipotecas de tipo variable:

Una hipoteca de tipo variable es que tu cantidad a pagar de hipoteca puede variar según el tipo de interés existente cuando se realiza la revisión, un interés referenciado al Euribor.

Lo positivo: es que si el Euribor baja, tú te verás beneficiado y tu hipoteca bajará.

Lo negativo: la situación contraria y es que si el Euribor sube, tu hipoteca también lo hará.

Los periodos de amortización en las hipotecas variables son más amplios y con más facilidades (incluso pueden llegar a los 40 años) y sus comisiones son más bajas y asequibles.

*El mayor porcentaje de hipotecas firmadas en España, por si te sirve para tu elección, son de esta tipología, variable.  

  • Hipotecas de tipo mixto:

Por último, también hay que contemplar las hipotecas de tipo mixto. Estas son un híbrido entre las dos anteriores y es que las cuotas son estables como en el tipo fijo y tendrán un interés variable a partir del índice de referencia.

Ahora ya puedes elegir tu hipoteca conociendo más lo que puedes encontrarte en tu próxima reunión con tu asesor bancario o con tu vendedor de vivienda. Hablaréis en el mismo idioma y lenguaje.

Seguimos cerca de ti

En casa, seguimos cerca de ti.
#EstamosATuLado.

Déjanos un mensaje y contactaremos contigo a través del medio indicado.